Noticia

Los egipcios votan por amplia mayoría una nueva constitución

2031179128

La expulsión de Mohammed Morsi de la presidencia el 3 de julio de 2013 tras un golpe de estado militar tensó todavía más el difícil equilibrio político en Egipto entre los Hermanos Musulmanes, a los que pertenece Morsi, las fuerzas del antiguo régimen, fortificadas en torno al ejército, y las fuerzas democráticas, divididas de nuevo esta vez en torno a la decisión de apoyar o no el golpe militar. Uno de los primeros objetivos del nuevo gobierno ha sido el de reformar la constitución, redactada en 2011-2012 por una Asamblea Constituyente controlada por los Hermanos Musulmanes y su entorno, y aprobada en referéndum entre el 15 y el 22 de diciembre de 2012 por el 64% de los votantes con un 33% de participación. La reforma de la constitución, llevada a cabo por una comisión de 50 expertos nombrados por el nuevo gobierno y bajo la dirección del ex Secretario General de la Liga Árabe Amr Moussa, fue finalizada el pasado 3 de diciembre. Son numerosas las modificaciones aprobadas, una de las más relevantes es que no se podrá constituir un partido político en base a una religión, en clara alusión a los ahora perseguidos (de nuevo) Hermanos Musulmanes.

Entre los días 14 y 15 de enero los egipcios debían ratificar o no la reforma constitucional en referéndum. La mayoría de partidos del centro y centro-izquierda (Partido de la Dignidad, Alianza Socialista Popular, Corriente Popular, Partido Socialdemócrata Egipcio, Kifaya) hicieron campaña por el SÍ, así como las principales plataformas políticas que apoyaron la salida de Morsi (Tamarod, Frente Nacional de Salvación), el partido salafista Al Nour y la Federación Nacional de Sindicatos. Hicieron campaña por el NO el Movimiento Juvenil 6 de Abril, uno de los impulsores de la primavera egipcia, los troskistas y algunos partidos creados en torno a la órbita de los Hermanos Musulmanes. Por último llamaron al boicot del referéndum los Hermanos Musulmanes y el Wasat. El Partido Egipto Fuerte del ex candidato presidencial Abdelmoneim Abul Futuh, antiguo miembro de los Hermanos Musulmanes, pasó de hacer campaña por el NO a boicotear el referéndum tras la detención de siete de sus miembros.

La campaña se caracterizó por no existir la opción del NO al ser ocultada en los medios y en las calles y al ser hostigadas las pocas formaciones políticas que apoyaban esta opción. Cerca de 20 millones de egipcios, de los 52 con derecho a participar, fueron a votar en el referéndum. El sí ganó por un 98,1% de los votos con una participación del 38,6%. Puesto que la única opción visible y arengada por el gobierno era el SÍ, el verdadero termómetro para cuantificar el éxito de la consulta, y por tanto la legitimidad popular del régimen, era la participación. Con un 38,6% la participación superaba el 33% del referéndum de 2012 que aprobó la constitución redactada por los Hermanos Musulmanes, lo que ha sido considerado como un éxito por los militares y los defensores de la reforma constitucional. El sí sólo obtuvo el 1,9% de los votos.

Las jornadas electorales se han caracterizado no sólo por el boicot de los Hermanos Musulmanes, considerados organización terrorista desde diciembre, sino también por el estallido de la violencia entre las fuerzas de seguridad y opositores, que se han saldado con 11 muertos y 444 arrestos. 160 mil soldados fueron desplegados por todo el país durante los dos días de votación.

_68502142_sisi_reuLas elecciones no sólo suponen la aprobación popular de la nueva constitución, también la consolidación del liderazgo del comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas Abdelfatah al Sisi, líder del golpe de Estado que derrocó a Morsi. Durante toda la campaña se vinculó el más que probable éxito del sí con la figura del general, que prometió que se presentaría a las próximas elecciones presidenciales si tenía el apoyo del ejército y el apoyo popular. Los 20 millones de egipcios que han votado a favor de la nueva constitución suponen para al Sisi la mejor prueba de que tiene el apoyo popular necesario, teniendo en cuenta que Morsi obtuvo 12,3 millones de votos cuando fue elegido presidente del país.

A %d blogueros les gusta esto: