Noticia

Elecciones locales en Portugal: duro castigo al gobierno

portu5

Las elecciones locales de Portugal del pasado 29 de septiembre supusieron la primera prueba en las urnas del gobierno conservador desde su victoria en las legislativas de junio de 2011. Además han sido las primeras elecciones celebradas en el Portugal “rescatado” y muy cerca en el tiempo del conato de ruptura del gobierno que provocó el anuncio de la dimisión del ministro de exteriores y líder del partido minoritario en el gobierno Paulo Portas. La sombra cada vez más real de un segundo rescate, acompañada de los pésimos datos macro, no colocaba al gobierno en una situación fácil ante estos comicios.

Passos Coelho

Passos Coelho

Desde que en junio de 2011 los dos partidos conservadores, el Partido Social Demócrata (PSD conservador liberal, mayoritario) y el Centro Democrático y Social-Partido Popular (CDS-PP democristiano, minoritario), ganaran las elecciones legislativas con mayoría absoluta, su intención de voto ha ido cayendo en picado arrastrados por las consecuencias económicas y sociales de su apuesta por la austeridad presupuestaria. Hasta entonces tal impopularidad sólo se podía ver reflejada en las encuestas, pero no ha sido hasta estas elecciones municipales cuando se han podido ver, en votos reales, el alcance de este divorcio entre la sociedad y los partidos del gobierno. Aunque normalmente las elecciones locales tienen su propia dinámica y se ven menos afectadas por las dinámicas nacionales, ya que los ciudadanos votan en clave municipal, el partido del primer ministro Passos Coelho no ha podido evitar que su impopular gestión haya acabado por afectar las probabilidades de sus candidatos locales.

En estas elecciones los votantes debían elegir tres órganos diferentes, fruto de la complejidad del sistema de gobierno local portugués. Por un lado votaban la Cámara Municipal, órgano de gobierno del municipio formado por los vereadores (concejales), el Presidente de la Cámara (alcalde) suele ser el líder de la lista más votada. En segundo lugar votan la Asamblea Municipal, el órgano deliberativo del municipio, una especie de legislativo local, en el que también participan los presidentes de las freguesias. Las freguesias son subdivisiones de los municipios, y cuentan con su propio gobierno; en la tercera votación los portugueses votan la junta de freguesia, que es el órgano de gobierno de este nivel administrativo. La freguesia está presidida por un presidente que también forma parte de la Asamblea Municipal del municipio al que pertenece su freguesia. La freguesia sería la versión portuguesa de la parroquia, división administrativa propia de Comunidades Autónomas como Galicia o Asturias. En total en estas elecciones se eligen 308 alcaldes, 2085 concejales, 6484 miembros de las Asambleas Municipales y 27167 miembros de las Juntas de Freguesia. De 308 municipios, Portugal tiene más de 3000 freguesías, aunque su número se ha recortado en más de 1000 desde las últimas elecciones por la política de racionalización administrativa llevada a cabo por el gobierno actual. Normalmente los portugueses votan al mismo partido en las 3 votaciones ya que en los resultados finales se da muy poca variación.

Si cogemos como referencia los resultados a las Cámaras Municipales el ganador de las elecciones ha sido el Partido Socialista (socialdemócrata) que aunque ha perdido 1,4 puntos respecto de las municipales de 2009 (del 37,7% de los votos al 36,3%) ha ganado 17 nuevas alcaldías logrando un récord histórico para el partido. También ha sido el partido que más alcaldías ha ganado en unas elecciones locales desde la llegada de la democracia en Portugal. Ha conseguido arrebatarle al PSD la importante ciudad universitaria de Coimbra, y conquistado dos de los feudos de los conservadores, Vila Real y la capital de la conservadora isla de Madeira, Funchal. Los socialistas también han tenido importantes pérdidas, han perdido Braga y Guarda al PSD y Loures y las alentejanas Beja y Évora a la Coalición Democrática Unitaria (CDU, coalición entre el Partido Comunista Portugués y el Partido Ecologista Los Verdes). El PS por tanto gana 149 alcaldías, 921 concejales, 2657 miembros de asambleas municipales y 10789 miembros de juntas de freguesia.

PORTU4

Los partidos en el gobierno, PSD y CDS-PP se han presentado en la mayoría de municipios por separado, aunque han utilizado listas conjuntas en algunas localidades. En solitario el PSD ha pasado del 23% de los votos en las locales de 2009 al 16,7% en 2013. Batacazo que le hace perder 34 alcaldías, quedándose con 105. Las pérdidas más importantes, las de Oporto, Sintra y Vila Nova de Gaia y el pésimo resultado en Lisboa. El lado positivo, la victoria en municipios tradicionalmente socialistas como Guarda y Braga. En coalición con el CDS-PP ha obtenido otro 7,6% de los votos y con otros partidos otro 7%. En total las candidaturas lideradas por el PSD (en solitario, con el CDS-PP y/o con otros partidos) han obtenido un 31,3% de los votos, muy por debajo del 38,7% de 2009. Sorprendentemente el CDS-PP no paga en las elecciones la impopularidad del gobierno (como sí lo parecían demostrar las encuestas) y se mantiene en el 3% de los votos (3,1% en 2009). Gana en 9 municipios (4 + que en 2009), algunos en coalición con el PSD.

portu2

La CDU se reafirma como tercera fuerza con el 11,1% de los votos (9,8% en 2009) y 34 alcaldías (+6). Conserva sus tradicionales feudos (Almada, Setúbal) y recupera importantes alcaldías a los socialistas como las de Loures, Beja o Évora. La pérdida más dolorosa ha sido la del pequeño municipio de Chamusca, ganada por los socialistas, y gobernada por los comunistas desde 1979. El otro partido a la izquierda del PS, el anticapitalista Bloco Esquerda (BE), no consigue capitalizar en votos el descontento social e incluso pierde votos con respecto a 2009, pasando del 3% al 2,4%. Pierde la única alcaldía que tenía hasta entonces, Salvaterra de Magos, frente a los socialistas y no logra entrar en la Cámara Municipal de Lisboa.

La participación ha sufrido un importante descenso ya que si en las municipales de 2009 esta fue del 59% en 2013 ha sido del 52,6%. Es la abstención más alta en unas elecciones locales.

la foto (2)

PS (Rosa) PSD (Naranja) CDU (Rojo) CDS-PP (Azul) BE (Negro) Indep (Gris) PSD/CDS-PP (Verde)

Para terminar el análisis de las municipales en Portugal vamos a recorrer brevemente el mapa, de Norte a Sur, comentando los resultados en los municipios más importantes. Empezando en el extremo Norte, en Viana do Castelo el PS mantiene la alcaldía con el 47,8% de los votos. En Braga los socialistas pierden la alcaldía con el 32,8% de los votos (-11,9) frente a la coalición entre PDS y CDS-PP que obtiene un 46,7% (+4,7). En la histórica ciudad de Guimaraes los socialistas vuelven a ganar (47,6%) aunque pierden un concejal en favor del PSD/CDS-PP. En Vila Real los socialistas le arrebatan la alcaldía a los conservadores por poco (44% frente al 42,2%). En Bragança la alcaldía vuelve a quedar en manos del PSD (47,2%).

Rui Moreira

Rui Moreira

En Oporto, segunda ciudad del país y capital del Norte, el PSD sufre su principal derrota perdiendo la alcaldía frente a un independiente, Rui Moreira. Es el primer independiente en la historia de Portugal que gana una alcaldía importante. Aunque marcadamente de derechas, Moreira ha conseguido construir una plataforma independiente y ciudadana que ha logrado a atraer a votantes de ambos lados del espectro político. A ello le ha ayudad su fama como comentarista político y deportivo en la televisión y su estrecha vinculación con el club de futbol de Oporto. También tiene una amplia proyección en el mundo empresarial tras haber presidido durante una década la Asociación Comercial de Oporto. Moreira es el reflejo del gran éxito de las candidaturas independientes en estas elecciones (6,9% de los votos frente al 4,1% en 2009) en todo Portugal. Moreira ha obtenido el 39,3% de los votos frente al 22,7% del PS (-12) y el 21,1% del PSD (-26,4).

En las ciudades del área metropolitana de Oporto también se han dado importantes vuelcos. En Matosinhos los socialistas han perdido la alcaldía a otro independiente, perdiendo 17 puntos en % de voto. En Vilanova de Gaia la coalición PSD y CDS-PP sufre una impresionante derrota al pasar del 62% de los votos en 2009 al 20% de 2013, perdiendo la alcaldía al PS (38,2%). Por último en Gondomar el PS gana la alcaldía con el 46,4% de los votos, arrebatándosela a una candidatura independiente que consiguió el 42,8% en 2009.

Entrando en la Beira, en Aveiro la coalición conservadora PSD/CDS-PP mantiene la alcaldía aunque pasa del 53,8% al 48,6%. En Viseu el PSD mantiene la alcaldía aunque tras una importante pérdida de votos, pasa del 62,1% al 46,4%, perdiendo 2 de los 7 concejales, 1 para el PS y otro para la CDU. En Guarda el PSD logra una victoria histórica al quitarle al alcaldía al PS con un aplastante 51,4% de los votos frente al 30,4% del PS (55,8% en 2009). En la universitaria Coimbra el PS reconquista la alcaldía con el 35,5% de los votos, la coalición conservadora pasa del 41,6% al 29,7% (PSD) y 3,9% (CDS-PP). En Castelo Branco, capital de la Beira Baja, el PS repite mayoría absoluta con el 61,9% de los votos.

En Leiria vuelven a ganar los socialistas (46,3% de los votos), y en las ciudades monásticas de Batalha (55,2%) y Alcobaça (36,8%) el PSD. En la ciudad medieval de Óbidos el PSD logra mantener la alcaldía por los pelos, pasa del 68,5% al 43,1% mientras que los socialistas suben del 22,8% al 40,1%. En la ciudad amurallada de Peniche la CDU repite en la alcaldía con el 41,3% de los votos. En el Ribatejo los socialistas ganan en Abrantes (47,4%) y el PSD en Santarem (40,3%).

Antonio Costa

Antonio Costa

En la ciudad de Lisboa el candidato socialista Antonio Costa logra una histórica victoria con el 50,9% de los votos (44% en 2009). Lo que le coloca en una posición de fuerza para liderar el PS. Los socialistas mantienen las alcaldías de Torres Vedras (54,3%), Odivelas (39,5%) y Amadora (45,5%), en la periferia de la capital. En Loures los comunistas de la CDU logran ganarle la alcaldía a los socialistas con el 34,7% de los votos, el PS baja del 48,2% al 31,2%. En Sintra son los socialistas los que ganan la alcaldía a los conservadores del PSD/CDS-PP siendo una de sus grandes victorias, aunque ambas formaciones pierden votos en beneficio de una agrupación independiente. El PS pasa del 33,7% al 26,8% y el PSD/CDS-PP del 45,3% al 13,8% mientras que los independientes logran un 25,4% de los votos. La glamurosa Cascais es la única ciudad de la zona metropolitana de Lisboa donde los conservadores (PSD/CDS-PP) mantiene la alcaldía con el 42,7% de los votos aunque bajan del 53% de 2009.

Cruzando el Tajo nos encontramos con el distrito de Setúbal y la extensa región del Alentejo, feudos tradicionales de la izquierda portuguesa y del PCP en particular. En Almada, donde la CDU lleva gobernando desde la llegada de la democracia, los comunistas repiten victoria con idéntico resultado pese al primer cambio en el liderazgo del partido. La CDU obtiene el 38,7% de los votos, mismo resultado que en 2009. En Seixal la CDU también vuelve a ganar con el 43,4% de los votos al igual que en el resto de grandes localidades de la zona, Sesimbra (41,8% aunque pierde 10 puntos), Setúbal (41,9%) y Grandola (34,6%), esta última antes gobernada por el PS (56% en 2013). En la histórica ciudad alentejana de Évora la CDU consigue su mejor victoria tras conseguir volver a la alcaldía con el 49,3% de los votos en perjuicio del PS. En Beja, otra de las grandes capitales del Alentejo, los comunistas logran otra importante victoria al arrebatarle la alcaldía a los socialistas con el 43,4% de los votos frente al 41,7% del PS.

En el extremo sur llegamos a la turística y costera región del Algarve. El PS mantiene las alcaldías de Lagos (34,9% muy por debajo del 60,9% de 2009) y Portimao (30,1% frente al 55,5% de 2009), arrebata la alcaldía de Lagoa al PSD con el 41,7% de los votos y de Loulé con el 48,3%. Los conservadores se mantienen en las alcaldías de Albufeira (35,9% frente al 67% de 2009) y la capital Faro con el 33,9% de los votos. En la conservadora isla de Madeira, la coalición liderada por el PS consigue una histórica victoria en la capital, Funchal, con el 39,2% de los votos frente al PSD que pasa del 52,2% al 32,4%. Por último en la capital del archipiélago de las Azores, Ponta Delgada, el PSD mantiene la alcaldía aunque tras una importante sangría de votos, pasando del 60,7% de 2009 al 49,8%.

finalissimo-8927

Pese a la gran pérdida de votos no es probable que el gobierno conservador de coalición contemple elecciones anticipadas, rara vez un mal resultado en las elecciones locales ha provocado un anticipo electoral en Portugal. La elecciones locales confirman la impopularidad del gobierno y la pujanza de socialistas y comunistas. Colocan a Antonio Costa, alcalde de Lisboa, como hombre fuerte del partido y posible contrincante del actual líder del PS Antonio José Seguro por el liderazgo de los socialistas portugueses. Por último las municipales son un aviso para el BE por sus malos resultados, aunque las locales son elecciones donde los anticapitalistas no suelen tener buenos resultados.

A %d blogueros les gusta esto: