Noticia

Repaso Electoral: Nauru, Suiza, Shizuoka, Tokio, Sicilia, Elblag y Lot-et-Garonne

repasoelectoral3

El 8 de junio el archipiélago pacífico de Nauru, uno de los estados menos poblados del mundo con 9 mil habitantes, cerraba una larga crisis política con la celebración de elecciones legislativas. La crisis comenzó en febrero de 2013 cuando el gobierno quedó reducido de 5 a 2 miembros tras el abandono de dos de ellos y la expulsión de un tercero por el presidente Sprent Dabwido. El 1 de marzo se disolvía el parlamento y se convocaban elecciones para el 6 de abril. La Corte Suprema declaró ilegal esta disolución del legislativo para ser de nuevo disuelta el 23 de mayo y convocadas elecciones anticipadas para el 22 de junio. Finalmente el presidente Dabwido declaraba la situación de emergencia y adelantaba las elecciones al 8 de junio. La facción que apoyaba a Baron Waqa, ex ministro de Educación de 2003 a 2007, consiguió la victoria y 14 de los 19 escaños, frente a los 5 de la facción de Roland Kun, parlamentario desde 2004. Waqa es el nuevo presidente de Nauru.

El 9 de junio en Suiza iban una vez más a las urnas a votar en referéndum varias propuestas legislativas. En este caso las propuestas tenían un gran peso político y mediático. Por un lado se votaba la aprobación de nuevas enmiendas a la Ley de Asilo que la endurecía, prohibiendo por ejemplo el derecho a pedir asilo político en las embajadas suizas o excluyendo del asilo político a objetores de conciencia o desertores. Los más contrarios a estas enmiendas fueron los partidos de izquierdas, los sindicatos o grupos humanitarios y religiosos. Las enmiendas fueron finalmente aprobadas por un 78,5% de los votantes. La segunda votación fue sobre una propuesta de iniciativa popular que planteaba la elección directa del Consejo Federal, al contrario que hasta ahora cuyos miembros eran elegidos por el parlamento suizo. La iniciativa contó con el impulso y apoyo del nacionalista Partido Popular Suizo (SVP). Finalmente la iniciativa sólo obtuvo el apoyo del 23,7% de los votantes.

Antes de las esperadas elecciones legislativas parciales al Senado (por el cual se va a renovar la mitad de sus miembros el 23 de julio, y cuyo análisis tenemos pendiente de publicar) los partidos políticos japoneses se tenían que enfrentar a dos elecciones regionales: las elecciones en la prefectura de Shizuoka (16 de junio) y las de Tokio (23 de junio). Los electores de Shizuoka, con 3 millones 800 mil habitantes, volvían a dar la victoria a Heita Kawakatsu, del social liberal Partido Democrático de Japón (DPJ), que repetirá como gobernador. En segundo lugar quedaba el candidato conservador Ichiro Hirose del LDP (Partido Liberal Democrático), seguido por el candidato comunista Yukihiro Shimazu. Victoria importante para el DPJ ya que a nivel nacional las encuestas mostraban al partido muy por debajo de los conservadores. En la propia Shizuoka, pese a ganar Kawakatsu, tan sólo un 12,6% de los votantes se inclinaba por votar al DPJ en las próximas elecciones legislativas. El principal tema de la campaña ha sido el futuro de la central nuclear de Hamaoka cerrada desde el accidente de Fukushima y para la cual Kawakatsu quiere convocar un referéndum.

En Tokio (13 millones de habitantes) el LDP conseguía sus mejores resultados en la capital desde 1963, aunque con una de las participaciones más bajas, del 43,5%. El LDP se aseguraba 59 escaños (+20) que junto a los 23 (=) de sus aliados del Nuevo Komeito (budistas, social conservadores) se aseguraban el control de 2/3 de los 127 escaños. En la oposición el DPJ quedaba en una humillante cuarta posición con 15 escaños (-28) incluso por detrás de los comunistas que obtuvieron 17 (+9). El partido neoliberal Your Party pasaba de 1 escaño a 7 y el nacionalista Partido de la Restauración (PRJ) se estrenaba con tan sólo 2 escaños. La victoria del LDP en Tokio era una clara señal de la gran ventaja que tendrían los conservadores de cara a las próximas elecciones legislativas parciales al Senado celebradas en julio.

En Sicilia algunos municipios celebraron elecciones los días 9 y 10 de junio (primera vuelta), que ya comentamos aquí, y la segunda vuelta los días 23 y 24 de junio. De los 39 municipios que celebraban elecciones en la isla, en 14 han ganado listas independientes, en 11 el centro-izquierda, 7 el centro-derecha, en 3 la izquierda, el centro en otros 3 y el M5S en 1. En los 3 grandes municipios que pasaban a segunda vuelta, el centro-izquierda ha ganado en Siracusa, el M5S en Ragusa y un independiente en Messina, pese a que en la primera vuelta los candidatos del centro-izquierda acabaron primeros en las 3 ciudades. En Ragusa se imponía el socialdemócrata Giancarlo Garozzo con el 53,3% de los votos (31,1% en 1ª vuelta) frente al candidato independiente que conseguía el 46,7% (27%). En Ragusa el candidato del M5S, Federico Piccitto obtenía un 69,3% (15,6%) frente al 30,6% (29,3%) del candidato centroizquierdista. Por último en Messina el independiente Renato Accorinti ganaba con el 52,7% (23,9%) frente al 47,3% (49,9%) del candidato de centro-izquierda.

En la ciudad polaca de Elblag celebraban elecciones locales anticipadas los días 24 de junio (1ª vuelta) y 8 de julio (2ª vuelta) tras una votación en la cual el 95% de los votantes pidieron la dimisión del alcalde Grzegorz Nowaczyk y su gobierno municipal de Plataforma Cívica (PO liberal conservadores). En la primera vuelta el candidato nacionalista de Ley y Justicia (PiS) Jerzy Wilk quedaba primero con el 31% de los votos, y se enfrentaría en la segunda vuelta a la candidata del PO Elzbieta Gelert que obtuvo el 21%. El PiS además obtuvo 10 escaños municipales, el PO 7, la Alianza de Izquierda Democrática (SLD socialdemócratas) 5 y 3 para el Partido Popular Polaco (PSL democristiano). En segunda vuelta, celebrada el 8 de julio, Wilk ganaba la alcaldía con el 51,7% de los votos frente al 48,3% de Gelert. Las elecciones fueron más mediáticas de lo normal ante la cercanía de las próximas elecciones legislativas (2015) y los malos resultados del partido gobernante (PO) en las encuestas, lideradas por el PiS.

También debido a las posibles proyecciones a nivel nacional, los comicios celebrados los días 16 y 23 de junio en un pequeño distrito francés han acaparado la atención de buena parte de los medios franceses. Las elecciones al tercer distrito de Lot-et-Garonne fueron celebradas tras la dimisión de Jérôme Cahuzac, ministro de presupuesto desde mayo de 2012 y ganador de las elecciones del distrito en las legislativas de ese mismo mes, tras ser acusado de fraude fiscal y tener cuentas secretas en Suiza. En las elecciones de mayo de 2012 Cahuzac (Partido Socialista, socialdemócrata) obtuvo un gran 46,9% en primera vuelta y un aplastante 61,5% en segunda vuelta frente al candidato conservador Jean-Louis Costes (UMP). El 16 de junio volvió a repetir Costes como candidato del UMP. Por el PS se presentó Bernard Barral y por el nacionalista Frente Nacional Etienne Bousquet-Cassagne. Los resultados del 16 de junio clasificaron para la segunda vuelta a Costes con el 28,7% de los votos (+1,7 con respecto a mayo de 2012) y a Cassagne con el 26% (+10,3), dejando fuera al socialista Barral con el 23,7% (-23,2). En la segunda vuelta Costes ganaba con el 53,8% y Cassagne se quedaba en el 46,2%. Estas elecciones dejaban patente lo que ya señalaban las encuestas, la impopularidad del gobierno socialista de Hollande, y la importante subida en intención de voto de los nacionalistas del FN. Para más información sobre estas elecciones pincha aquí.

A %d blogueros les gusta esto: