Noticia

Elecciones en Italia: una legislatura que nace muerta

Tras un eterno y frenético escrutinio que se alargó hasta bien entrada la noche, las elecciones legislativas italianas han dejado un resultado cuanto menos interesante. Como ya sabéis ayer los italianos votaban sus dos Cámaras legislativas (Cámara y Senado) que tienen la misma importancia a la hora de formar gobierno (las leyes tienen que ser aprobadas por ambas Cámaras). Por tanto es vital para formar gobierno una mayoría que lo sea tanto en la Cámara como en el Senado. Las elecciones del 24-25 de febrero han hecho esto imposible, ya que a pesar de que hay una mayoría en la Cámara (gracias al bonus del 55% de escaños al partido más votado) no la hay en el Senado, incluso si tomamos en cuenta posibles coaliciones entre fuerzas afines.

La Cámara Baja ha quedado en manos de la Coalición de centroizquierda liderada por Bersani y formada por el Partido Democrático y la coalición izquierdista “Izquierda, Ecología y Libertad” (SEL) entre otros. Por un ajustado margen (29,5% de los votos frente al 29,1% de la coalición de centroderecha) consigue ser la coalición más votada y por tanto la mayoría absoluta en la Cámara (340 diputados). En segunda posición la coalición de centroderecha formada por el PDL de Berlusconi y la Liga Norte de Maroni consigue 124 diputados. Le siguen el M5S con el 25,5% de los votos y 108 diputados y la coalición Monti con el 10,5% y 45 representantes. Si desgranamos por partidos los resultados serían los siguientes: Bene Comune 29,5% 340 (PD 25,4% 292, SEL 3,2% 37, Centro Democrático 0,5% 6, Südtiroler Volkspartei 0,4% 5) Centroderecha 29,1% 124 (PDL 21,6% 97, Liga Norte 4,1% 18, Fratelli d’Italia 2% 9) M5S 25,5% 108, Coalición Monti 10,5% 45 (Scelta Civica 8,3% 37, Unione di Centro 1,8% 8) Rivoluzione Civile 2,2% Fermare il Declino 1,1%.

CAMERA

Cámara Baja

En el Senado, al elegirse por circunscripciones regionales, es más fácil que no surjan mayorías. En este caso, la victoria de la coalición de centroderecha en algunas regiones claves (Lombardía, Véneto, Sicilia) le ha permitido colocarse en primer lugar, aunque seguido muy de cerca por la coalición de centroizquierda. Los malos resultados de la coalición de Monti no permite formar mayorías, ni con el centroizquierda ni con el centroderecha. Los resultados son los siguientes: centroizquierda 31,6% y 113 senadores (PD 27,4% 105, SEL 3% 7 Lista Crocetta 0,4% 1), centroderecha 30,7% 116 (PDL 22,3% 98, LN 4,3% 17, Grande Sud 0,4% 1) M5S 23,8% 54 Coalición Monti 9,1% 18 Rivoluzione Civile 1,8% Fermare il Declino 0,9%.

Para la coalición de centroizquierda las elecciones han sido un fracaso. Se esperaba una victoria fácil en la Cámara (que finalmente han ganado por 0,4% décimas) y controlar el Senado (en solitario o con la ayuda de Monti). Finalmente ni con los senadores de Monti podrá la coalición de centroizquierda controlar el Senado (sumarían 131, lejos de los 158 de la mayoría). Su líder Bersani será probablemente el nuevo primer ministro aunque se verá abocado a convocar elecciones anticipadas ya que en el Senado los acuerdos son casi imposibles (no hay casi puntos en común con la coalición de centroderecha o el M5S). A pesar de ser la suya la coalición más votada, si comparamos con 2008 (cuando se celebraron las últimas elecciones) el PD ha perdido 8 puntos (del 33,2% de 2008 al 25,4% de 2013). Esta perdida de votos ha sido parcialmente compensada por el 3% de SEL, formación nueva que se sitúa a la izquierda del PD. El golpe ha sido todavía más duro si pensamos que las encuestas otorgaban a la coalición una intención de voto del 33-37%. La campaña gris, la falta de carisma de Bersani, el tirón final del M5S de Grillo o el escándalo de Monte dei Pasche son algunas de las causas que explicarían este batacazo.

senato

Senado

Por el lado contrario, la coalición de centroderecha de Berlusconi, a pesar de quedar segunda (por muy poco) se siente victoriosa. Las encuestas ya mostraban cierta recuperación de la coalición situándola en el 26-30% de intención de voto, finalmente ha sido del 29,1%. El alivio de no haberse hundido como le ha ocurrido al centroizquierda oculta en realidad una sonora derrota si comparamos los resultados con los del 2008.  La coalición ha perdido 17,8 puntos, más de un tercio de sus votantes. El PDL por si solo ha perdido 15,8 puntos y la Liga Norte 4,2 (la mitad de su electorado). La mayoría absoluta del centroizquierda en la Cámara anula cualquier influencia del centroderecha allí, y en el Senado su capacidad de negociación está muy limitada ya que sus relaciones con el resto de fuerzas son pésimas. A pesar de haber resistido, la coalición de centroderecha ha perdido un gran capital político tras estas elecciones, aunque si se repitiesen las elecciones, tal y como parece que ocurrirá, Berlusconi tendría una oportunidad de oro para volver al poder. Donde el centroderecha sí que ha obtenido muy buenos resultados es en alguna regiones cruciales como Lombardía y Véneto, sólidos feudos desde donde intentarán reconquistar Italia.

El M5S al que se le daba como mucho un 20% de los votos en las encuestas, ha sorprendido con unos resultados en torno al 25%. De hecho en la Cámara ha sido el partido más votado aunque superado por la coalición de centroizquierda. Beppe Grillo y el M5S han sido los grandes ganadores de las elecciones, propiciando un Senado ingobernable y muy probablemente reduciendo la expectativa de voto del centroizquierda, el principal perjudicado por el ascenso de los grillistas.

Los grandes derrotados de estas elecciones han sido la coalición Monti, los izquierdistas de Rivoluzione Civile y los liberales de Fermare il Declino. La coalición Monti, de la que se llegó a esperar un 25% de los votos, se quedó al 10,5% en la Cámara (levemente por encima de la barrera del 10% para las coaliciones). Los más perjudicados por este fracaso fueron los dos partidos que acompañaron a Monti en la coalición: la democristiana UdC de Casini y la conservadora FLI de Fini. La UdC pasa del 5,6% al 1,8% de los votos y FLI, escisión del PDL pasa de 26 diputados a ninguno tras cosechar un triste 0,5% de los votos.

Rivoluzione Civile (IdV-comunistas-verdes) queda muy lejos de alcanzar la barrera del 4% al obtener un 2,2% de los votos. El gran perjudicado es Italia de los Valores (IdV) que pasa del 4,4% de los votos y 29 diputados a estar fuera de la Cámara. El resto de integrantes (Comunistas y Verdes) seguirán sin tener representación en las cámaras. Finalmente la plataforma liberal Fermare il Declino, con el 1,1% de los votos también queda lejos de alcanzar el 4% requerido para entrar en la Cámara.

Y ahora qué? El nuevo Parlamento (Cámara y Senado) se constituirá en 20 días. Los presidentes de ambas Cámaras serán elegidos, aquí surgirán las primeras fricciones. El Presidente de la República llamará a formar gobierno a quien piense tenga mayor apoyo, sin duda será a Bersani, líder del centroizquierda. Bersani formará gobierno que necesitará el apoyo de la mayoría en ambas Cámaras. Si no hay mayoría, Bersani deberá seguir las negociaciones con las fuerzas políticas para conseguirla. Si no lo consigue el Presidente puede buscar a otro líder para intentar formar gobierno. Si sigue sin haber mayoría el Presidente convoca elecciones anticipadas. Existe un elemento que desestabiliza todavía más el proceso en este caso. El Presidente actual, Napolitano, finaliza su mandato ahora y el Parlamento actual es el que tiene que elegir nuevo Presidente, para ello se necesita mayoría de 2/3 de las Cámaras. Por lo tanto se abre un período de gran inestabilidad e incertidumbre.

Partidos más votados: Centroizq (Rojo) Centroder (Azul) M5S (Amarillo)

Partidos más votados: Centroizq (Rojo) Centroder (Azul) M5S (Amarillo)

A %d blogueros les gusta esto: