Noticia

Anastasiades y Malas pasan a la segunda vuelta de las presidenciales en Chipre

El pasado domingo 17 de febrero Chipre celebraba una de las elecciones más cruciales de su reciente historia democrática. Bajo la sombra de un más que probable rescate financiero 11 candidatos (2 de ellos mujeres) se presentaban para sustituir al comunista Demetris Christofias (único Jefe de Estado comunista de la Unión Europea y también el único presidente chipriota que no ha buscado la reelección) en la Presidencia. Por primera vez la reunificación del país (dividido entre la parte grecochipriota al sur y la turcochipriota al norte) no ha sido el principal tema de la campaña, ha sido la economía la protagonista. Finalmente ha sido el conservador Nicos Anastasiades y el comunista Stavros Malas los elegidos para una segunda vuelta que se celebrará el próximo 24 de febrero. Con un 45,4% de los votos Anastasiades ha rozado la mayoría (+ 50%) con la que hubiese evitado una segunda vuelta, pero la gran distancia que lo separa de Malas (26,9%) le augura una cómoda victoria. La participación ha sido del 83,1% frente al 89,6% de 2008.

Nicos-Anastasiades-L-leads-Stavros-Malas-C-and-Giorgos-Lillikas-in-the-polls

Anastasiades, Malas y Lillikas

Nicos Anastasiades es un veterano actor en la escena política chipriota. Miembro activo desde su juventud en el partido conservador Unión Democrática (DISY) ha sido parlamentario desde 1981 y su líder desde 1997. En 2004 muchos le dieron por muerto políticamente cuando defendió el “Sí” a la reunificación que posteriormente rechazó el 76% de la población en referéndum. Desde septiembre las encuestas han mostrado un claro liderazgo de Anastasiades frente al resto de oponentes en las elecciones presidenciales, situando su apoyo entre un 35-40% desde el verano. Finalmente Anastasiades ha logrado un 45,4% de los votos con lo que no evita una segunda vuelta pero le coloca en una situación de clara ventaja frente al que será su rival, Malas. Victoria agridulce ya que los primeros sondeos a pie de urna le daban más del 50% de los votos con lo que se hubiese ahorrado una segunda vuelta. Sus principales apoyos proceden de su partido DISY (34,3% de los votos en las elecciones parlamentarias de 2011) y del centrista Partido Democrático DIKO (15,8% en 2011). Ha superado ampliamente el 33,5% de los votos que consiguió el candidato del DISY, el eurodiputado Ionannis Kasoulides, en las presidenciales de 2008. En el exterior ha recibido un claro apoyo de la canciller alemana Angela Merkel con la que comparte membresía en el Partido Popular Europeo. La campaña política de Anastasiades se ha basado en: presentarse como el mejor candidato para negociar con la Unión Europea (de la que Chipre forma parte) el rescate del país, ofreciendo austeridad y limitar el poder de los sindicatos y tratando de impulsar la reunificación del país (involucrando a Turquía directamente en las negociaciones de paz para aliviar la tensión con los turcochipriotas). Su éxito en las urnas es fruto de ser visto ante la opinión pública como el candidato que podría ser mejor negociador con la UE y el que tiene una postura más flexible y abierta en el tema de la reunificación.

Stavros Malas es el candidato del Partido Progresista del Pueblo Obrero (AKEL) de ideología comunista. Es el mismo partido al que pertenece el Presidente saliente Christofias y el que controla el gobierno. Con un 26,9% de los votos logra pasar a segunda vuelta, superando por poco al candidato independiente Giorgos Lillikas (24,9%). Comparando con los resultados de AKEL en las elecciones parlamentarias de 2011 (32,7%) o de Christofias en las presidenciales de 2008 (33,3% en primera vuelta) los resultados de Malas han sido muy pobres. Que gran parte del electorado identifique a Christofias y al gobierno de AKEL (del que el candidato ha formado parte como Ministro de Sanidad de 2011 a 2012) con la terrible situación económica del país ha acabado por afectar muy negativamente a la campaña de Malas, que ha defendido el rescate pero no a cambio de los duros recortes que la población teme.

Giorgos Lillikas ha sido Ministro de Comercio y Exteriores, aunque se presenta como independiente se le sitúa en la órbita del Movimiento para la Socialdemocracia (EDEK 8,9% de los votos en 2011). Además de los socialdemócratas otros políticos del centro y de la izquierda han apoyado su candidatura. A pesar de quedar fuera de la segunda vuelta, el haber obtenido un 24,9% de los votos sin el apoyo de los partidos mayoritarios ha sido interpretado como una importante victoria, y se espera que en breve Lillikas presente su propia formación política. La campaña de Lillikas se ha centrado en torno a la tajante negativa a aplicar medidas de austeridad a cambio del rescate, y al uso de los recursos naturales del país (principalmente el gas natural) para pagar la deuda del país.

chipre1

Si normalmente es el tema de la reunificación con el norte turcochipriota el asunto principal en las campañas electorales en Chipre desde la llegada de la democracia, estas elecciones han sido una excepción. Chipre viene sufriendo la peor crisis económica de su historia causada principalmente por sus vínculos financieros a Grecia. Ya son 6 años de recesión, con un desempleo récord del 15%, fuera de los mercados desde mayo de 2011 y con una deuda pública que se espera ascienda al 140% del PIB. El gran peso de los bancos en la economía chipriota (cuyos activos superan el PIB del país) y la mala situación de estos por la crisis económica mundial en general y griega en concreto llevó en 2011 al país a pedir un crédito bilateral a Rusia por 2.500 millones de euros. El apoyo a regañadientes del gobierno de Chipre a la reestructuración de la deuda griega (que supuso una reducción del 70%) evaporó 4,5 mil millones de euros de la economía chipriota (un 25% del PIB) de la noche al día. La situación de bancarrota llevó en noviembre al ejecutivo a pedir un rescate a la Unión Europea; 17.500 millones de euros (lo que equivale a casi el 100% del PIB de Chipre) de los cuales 10.000 millones irían a parar a la banca. Las elecciones por tanto se han centrado en la negociación de este rescate, sobre todo cuáles van a ser la condiciones. Las sospechas de que en Chipre parte del sector bancario actúa como lavadero de dinero negro de multimillonarios rusos hace todavía más difícil y tensa la negociación de este rescate.

La campaña de la segunda vuelta se centrará en tratar de atraer a los votantes del independiente Lillikas, tercero en las elecciones. En principio es un electorado más favorable al candidato Malas pero Anastasiades mantiene una ventaja de casi 20 puntos, insuperable según la mayoría de expertos. Por su parte Lillikas todavía no ha apoyado a ninguno de los dos candidatos que se enfrentarán en segunda vuelta.

 

2013-cyprus-presidential-first

A %d blogueros les gusta esto: